Januaria II

Con el fin de Hot Summer in Villahostia de la Patá, damos por cerrado el capítulo VI de EMO. Y con eso, damos por finalizado 2º de EMO, así que toca pasar a tercero. ¿qué implica esto? Que quedan seis capítulos de EMO. 
Que vamos por la mitad de la historia que quería contar. 


Desde un principio, esta historia tiene fin. No deja de ser una precuela, en algún momento Genara tiene que entrar en la universidad y conocer al resto del sexteto. Pero hay muchos hilos abiertos aún. ¿Qué pasa con la abuela de Maram? ¿El padre de Buentiempo? ¿De dónde vienen Ángela y Genara? ¿Qué planea Longplay? Así que he decidido ir planeando con detalle lo que ocurrirá en los siguientes capítulos de EMO, para no cerrar EMO con (muchos) cabos sueltos.
Por eso, antes de comenzar el siguiente capítulo, quiero pararme a pensarlo bien y, de paso, practicar unos cuantos nuevos trucos de dibujo para intentar darle un pequeño empujón a la calidad.
Y eso son las malas noticias. EMO va a estar en pausa unas cuantas semanas, mientras lo acabo de preparar bien. ¿Las buenas noticias? Que los miércoles os dejo en compañía de otro de los cabos sueltos que he ido dejando abiertos por ahí. Januaria, reina del Inframundo.

Y, en cuanto acabe, entonces sí, comenzará la nueva aventura de EMO. Nos os preocupéis, aún quedan seis capítulos enteros. 

Como los que ya llevamos.

Sergio S. Morán

Sergio Sánchez Morán (1984) es escritor gracias a vosotros.

Fue educado en Asturias a base de amor, sidra y cómics y ahora vive en Zaragoza, donde, al menos, hay dos de esas tres cosas.

Además autor y editor de la serie de cómics de Enseñanza Mágica Obligatoria y los libros de Parabellum, ha trabajado como guionista en el Jueves y en Orgullo y satisfacción, guioniza historias junto a Laurielle en El Vosque y ha empezado otra serie de novelas junto con James Stapleton en Mil Novecientos y Algo. Y más proyectos que se muere de ganas de anunciar, el pobre.

Dicen las malas lenguas que estudió Ingeniería Informática, pero que lo dejó para hacerse rico vendiendo libros.

Las malas lenguas aún se están riendo.